Escrito por

Boda íntima

Las bodas más bonitas no tienen por qué ser aquéllas que se rodean de cientos de asistentes, sino aquéllas a las que asisten tantas personas como los novios desean. Muchas parejas, por compromisos familiares, se sienten obligadas a reunir a cientos de invitados en su gran día, sin embargo, hay otras que lo tienen claro: celebración íntima sin descuidar ni un detalle.

Si vosotros sois de este tipo de parejas, esta vez os contamos cómo preparar una boda íntima en un entorno íntimo y familiar. Lo primero que necesitas, después de la breve lista de asistentes, es una casa con jardín, terraza o salón grande donde el chef privado se encargará de hacer llegar los platos.

Este servicio personalizado de cocinero, permite cuidar todos los detalles y disfrutar de una auténtica boda, ya se para 200 o para 20. En este caso, el chef trabaja igual que los salones de boda, previamente se le contacta, se acuerda el menú y el día de la boda se pone manos a la obra. ¿Las ventajas?

  • Posibilidad de llevarte la boda a donde tú quieras
  • Llevan todo lo necesario para preparar la comida y además, puedes supervisarla si lo deseas (aunque ese día es para disfrutar y no preocuparse por nada).
  • Harán todos los preparativos, con los utensilios necesarios y sin que tengas que colocar tú nada (aunque utilices tu casa).
  • El servicio extra se encarga de recogerlo todo.

Lo positivo de esta alternativa es que se puede disfrutar del ambiente íntimo de una casa propia (o prestada) y no del bullicio y el carácter impersional de un restaurante o sala de bodas. El número de invitados tampoco tiene por qué ser una limitación si el espacio es bastante grande, ya que puedes colocar tantos como quepan, es cuestión de buscar un espacio más grande.

Por otro lado, si te preocupa el ambiente de después de la comilona, debes saber que muchos de estos servicios también ofrecen barman y otras animaciones para que la fiesta no falte. Además, el presupuesto también es adaptable, con lo que podrás reajustar el presupuesto y adecuarlo a tus posibilidades económicas.

¿Te apuntas a una boda íntima?

¿Qué es lo que piensas?