Brochas de maquillaje

Hoy os quiero hablar del fantástico mundo de las brochas de maquillaje. Hasta hace no mucho para mi, los utensilios de maquillaje se limitaban a los palitos con esponja que traían los kits de maquillaje y las manos. Hace unos dos años comencé a ver videos en youtube sobre como maquillarse y la verdad es […]
Belleza10.es

Hoy os quiero hablar del fantástico mundo de las brochas de maquillaje. Hasta hace no mucho para mi, los utensilios de maquillaje se limitaban a los palitos con esponja que traían los kits de maquillaje y las manos. Hace unos dos años comencé a ver videos en youtube sobre como maquillarse y la verdad es que me encantaron.

Uno de los trucos de los maquilladores profesionales son los instrumentos con los que maquillan a parte de su creatividad. Hay miles de brochas, pelo natura o sintético, planas o curvas, para ojos o para polvos. Cada milímetro del rostro tiene una brocha diseñada a medida.

Para hacernos un bonito smokey necesitaremos una brocha específica, que sea gordita y fluffy para difuminar correctamente. Si lo que queremos es pintarnos las cejas entonces tenemos brochas anguladas maravillosas y si preferimos usar una brocha de base de maquillaje, todo dependerá del tipo de resultado que queramos y de cómo de bien nos manejemos con los pinceles.

Las “brochas mofetas” son perfectas para  difuminar bases de maquillaje liquidas y  si lo que queremos es perfilar los rasgos con un bronceador entonces podemos usar una que sea gorda y plana por arriba para marcar rasgos. Hay muchas marcas que ofrecen brochas de calidad a buen precio como e.l.f o Sigma. No todos los maquilladores usan muchas brochas, a veces para hacer maquillajes naturales y sencillos como los que se llevan en los Oscars solo usan las manos y una esponja húmeda, pero eso son trucos que os contaré otro día.

4.70 / 5
4.70 - 37 Votos
Compartir en: Twittericono twitter Facebookicono facebook Pinteresticono pinterest

También te puede interesar

Un Comentario en “Brochas de maquillaje”

  1. Pingback: Como reparar una pared