Escrito por

Cavitación


La cavitación se trata de un sistema de adelgazamiento clínico no agresivo que sustituye a la liposucción y que ataca la celulitis y la piel de naranja de las zonas rebeldes. Cuenta con un sinfín de beneficios, aunque hay que conocer el sistema para no emplearlo de manera incorrecta y siempre debe ser un complemento de una alimentación equilibrada y a una rutina de ejercicio físico.

La cavitación es una técnica no invasiva para reducir el nivel de grasa o celulitis. Emplea los ultrasonidos para mover y deshacer las células de grasa, que se despegan de las paredes del tejido y pasan al torrente sanguíneo para que sean eliminadas a través del sudor o la orina. Se aplica sobre zonas del cuerpo localizadas que suponen un área problemática.

Cómo se realiza una cavitación estética

Por lo general, la cavitación se califica como ‘de succión’. La maquina con que se lleva a cabo este procedimiento consta de un rodillo o pequeño aspirador que realiza un acción de succión sobre el cuerpo. Según el sitio y el aparato se aplica sobre la piel desnuda o tras haber colocado al paciente una malla especial que favorece la sudoración.

La aspiradora genera sobre la zona microburbujas de vacío, o cavidades, con ondas ultrasónicas de baja frecuencia. Estás, podríamos decir vulgarmente, hacen vibrar a las células adiposas, esas que se han rellenado de ácidos grasos en lugar de dejarlos en movimiento. Las ondas destruyen la membrana de estas células que las hacían tan permeables y esto permite que se libere la grasa al flujo.

Además, estas microburbujas que golpean las células también mejorar la fluidez de los triglicéridos y finalmente ‘la basura’ expulsada consigue en parte metabolizarse por el hígado y eliminarse por vía urinaria.

Os dejamos un video explicativo al detalle sobre todo el proceso.

Beneficios de la cavitación

Los pros que vienen a avalar este método de adelgazamiento y eliminación de la celulitis localizada son muchos. Entre los más obvios destacan que es una técnica nada agresiva, que sustituye, por ejemplo, las acciones quirúrgicas y que sólo trabaja sobre las zonas concretas que nos interesan. Así se moldea la figura sin atacarla o dejar partes innecesariamente ‘más delgadas’.

Asimismo, es beneficioso para la piel, la alisa, la ayuda a reducir la piel de naranja y la aporta elasticidad, pues el sudor favorece la eliminación de residuos, toxinas, células muertas y el aumento de temperatura provoca la producción de colágeno y, por tanto, la regeneración de los tejidos, el aumento de su elasticidad y resistencia.

Además, se añade a la cavitación un masaje previo con aceites naturales muy nutritivos que favorezca el deslizamiento del rodillo.

Los peligros de la cavitación

Sin embargo, no se trata de un método perfecto, también tiene sus perjuicios. Las ondas no sólo afectan a las células adiposas también a todos los tejidos y órganos de la zona de aplicación, con lo que antes de recibir este tratamiento es recomendable hacer un chequeo o análisis médico previo.

De la misma manera, el nivel de intensidad o profundidad de ataque deberá ser adaptado por el especialista que nos vaya a asistir y para ello, siempre hay que optar por establecimientos profesionales.

Así, debe estar prohibido para quienes padezcan insuficiencia renal o hepática, quienes lleven marcapasos u otros dispositivos electrónicos, embarazadas, mujeres que estén dando el pecho a sus bebes, o personas con hipertrigliceridemia o hipercolesterolemia.
Por supuesto, ha de mantenerse alejado de zonas con varices, ya que la cavitación aumenta la temperatura de la zona y puede empeorar la circulación de esa parte del cuerpo.
Además, a esto le debemos añadir el hecho de que no es un sistema ni barato(hay que realizar varias sesiones) ni natural.

A quienes se recomienda esta técnica

Si hay que analizar si optamos por la cavitación o no, hay que tener en cuenta, que hay que elegirla cuando hayamos probado otros métodos sin efectividad y cuando se traten de zonas específicas, no muy grandes y con grasa muy estancadas. Es decir, no resulta útil cuando se aplique a personas con bastante sobrepeso en general.

Ayuda al proceso a ser efectivo

Una vez que hemos recurrido a esta manera de luchar contra las grasa y celulitis rebelde, no basta con quedarse parado, ya que esto sería contraproducente: la grasa en lugar de eliminarse volvería a quedarse parada y pegada a nosotros.

Por eso, si queremos que el proceso funcione hemos de beber mucha agua, tanto antes como después de la sesión, para favorecer la expulsión por la orina y sudor. Hay que hacer dieta para eliminar los malos hábitos y hay que hacer ejercicio que acelerará el movimiento, romperá el ciclo de ‘los michelines’ y nos hará sentir, en suma, mucho mejor.

No te olvides de visitar esto artículos que te ayudarán al respecto:

  • Consejos para llevar adelante una dieta
  • Más que una piramide alimentaria
  • Dietas que cuidan tu salud
  • Claves para perder la barriga
  • Beneficios del deporte
  • Caminar, el ejercicio más sencillo y eficaz

Imagen principal:  Marie Claire.es

Lo más interesante
Top 6
artículos
Síguenos

¿Qué es lo que piensas?