Escrito por

Dulces por dentro, espinosos por fuera

Existen más de 6.000 especies de cactus, pero de todas ellas casi únicamente el género Opuntia producen fruta. El cactus denominado opuntia, es oriundo de México y se introdujo en el área mediterranea por marinos españoles en el siglo XVI. Hoy día se da silvestre en cualquier zona de clima tropical pero también se cultiva con fines comerciales. Las opuntias llegan a alcanzar los 4 metros de altura. Sus tallos son aplanados de hasta 40 cm de largo y por su adaptación a largos períodos de sequías se han convertido en auténticos depósitos de agua.

Seguro que hasta el momento no se te ocurre de que fruta estamos hablando, pero si decimos higo chumbo seguro que sí. Quién ha tenido algún roce con chumberas estará más que escarmentado pero no por eso dejará de comer sus frutos tan apetecibles en temporada de verano.

Los higos chumbos tienen el tamaño de un huevo de ganso, sus colores varían desde el verde hasta el marrón pasando por amarilo y rojo. Su pulpa es dulce y jugosa pero su exterior es bastante desagradable para nuestras manos. A las que salen al mercado ya les han quitado las espinas más grandes pero en las protuberancias a modo de botón que tienen se esconden pelillos casi invisibles acabados en forma de gancho que al tocarlos se introducen en la piel y son bastante dolorosos. Hay que usar protección para su recogida y manipulación.

Volviendo a la pulpa, de ella podemos decir que es refrescante, gelatinosa y salpicada de numerosas semillas. Tiene un aroma que recuerda vagamente a la pera o el melón y va muy bien en macedonias. En cuanto a propiedades tiene efectos laxantes y depurativos. Contienen vitaminas B, C y calcio. Ahora empieza la temporada, no te los puedes perder.

Lo más interesante
Top 6
artículos
Síguenos

¿Qué es lo que piensas?