Escrito por Tendenzias

Comer por dos

Durante el embarazo, como en las cosas de la vida, no convienen los excesos, olvídate de aquello de “hay que comer por dos” lo importante es que te alimentes de forma correcta y equilibrada. El médico del embarazo controlará tu peso y el de tu bebé, pero hay algunas nociones que deberías saber.

Pasar mucho tiempo sin comer o consumir pocas calorías puede ser perjudicial para el feto, es importante que realices, al menos, cuatro comidas básicas, esto incluye la merienda, que muchas veces nos olvidamos de ella. Las dietas hipocalóricas, de pocas calorías, originan la formación de cuerpos cetónicos o cetonas, se producen cuando el cuerpo utiliza las grasas en lugar de los azúcares para generar energía.

Para mantener una dieta equilibrada no hay que comer demasiado de cada uno de los grupos de alimentos, se necesita variedad para obtener los suplementos de proteínas esenciales, minerales y vitaminas. Los cinco grupos de alimentos son: lácteos, carnes rojas, pollo, pescado y huevos, cereales y derivados, frutas y hortalizas. Todo ello siempre en una cantidad adecuada, porque si la futura mamá empieza a coger sobrepeso, tiene que dejar los dulces, azúcares y grasas, y complementar su dieta con proteínas.

En general, y con un peso normal antes de quedarse embarazada, la mayoría de las mujeres necesitan unas 300 calorías adicionales, esto se consigue con una buena merienda.

Lo que sí hay que evitar son los quesos a base de leche cruda, porque pueden transmitir la listeriosis, carnes o pecados crudos o semicrudos, salazón, charcutería cruda o mal controlada, carnes o pescados en mal estado, o animales de caza. Por supuesto las verduras y frutas tienen que lavarse muy bien, que pueden transmitir parásitos o gérmenes.

Lo más interesante
Top 6
artículos
Síguenos

¿Qué es lo que piensas?