Escrito por

Dulce y bueno como el membrillo

El membrillo es un arbusto originario de Asia, alcanza unos 4 metros de altura, su fruto amarillo y con un terciopelo marrón por fuera y por dentro hace las delicias de muchos y muchas golosas. Su carne es blanca, harinosa y muy ácida de sabor si se consume cruda, pero al cocerse o asarse la cosa cambia…

Los membrillos son unas frutas que se conservan durante dos o tres meses fuera del frigorífico, tienen un característico olor que te puede servir para perfumar la casa. En el caso de que el membrillo esté verde y se desees acelerar su maduración, envuévelos en papel y no dejes que le entre la luz.

El membrillo es una fruta con un muy contenido de azúcares, y por tanto un bajo aporte calórico, pero al hacer dulce de membrillo la cosa se dispara.

De su contenido nutritivo apenas destacan vitaminas y minerales, salvo el potasio y cantidades discretas de vitamina C, pero como se consume cocinado el aprovechamiento de esta vitamina es irrelevante. También sirve para la eliminación de ácido úrico.

Si alguna vez tienes diarrea, en contra de lo que puede parecer consume membrillo, que es muy astringente, también suaviza el aparato digestivo y está indicado para estimular al hígado, cortar los vómitos y abrir el apetito.

Las hojas del arbusto hervidas quitan la tos y bajan la fiebre, y las semillas ayudan en los sabañones, las hemorroides, quemaduras y grietas de la piel. Un truquito de belleza: si usamos el fruto crudo aplicándolo sobre la cara se quitarán las arrugas (algunas).

Lo más interesante
Top 6
artículos
Síguenos

¿Qué es lo que piensas?