Escrito por Tendenzias

El corte con maquinilla

La alternativa de la maquinilla a la hora de cortar el pelo es una de las más sencillas que tenemos en la actualidad, y desde luego la más económica; comprando una, nos ahorraremos numerosas visitas al peluquero. Ya hemos comentado, en entradas anteriores, que para algunos cortes resulta imprescindible, por ejemplo para el rapado. Para los hombres es una salida muy socorrida, casi necesaria. Las mujeres también pueden elegir este método para seguir determinados estilos de manera autosuficiente. No hay que menospreciar el potencial que puede ofrecer.

Para cabellos largos o medias melenas, la maquinilla nos puede resultar muy útil a la hora de perfilar los flequillos, siempre con la ayuda del peine adecuado. Con una tijera lo haremos siempre de una manera mucho más precisa, pero no todo el mundo tiene el pulso adecuado para esto. Muchas maquinillas vienen equipadas con funciones específicas que emulan el corte de una tijera, de manera que apenas notaremos la diferencia en el resultado final.

Cuantos más cabezales traiga la maquinilla, más opciones de estilo tendremos a la hora de escoger nuestro corte y el peinado subsiguiente. No debemos verla, por tanto, como un aparato meramente funcional, sino como una opción interesante para jugar con diferentes posibilidades estéticas, que cada día se vuelve más popular y adquiere mayores prestaciones. Algunas maquinillas también poseen un bloqueo de altura para el corte; con ello podremos “programar” hasta dónde queremos cortar el cabello, casi como lo haría un profesional de la peluquería a ojo.  De esta manera nos evitaremos sorpresas desagradables e iremos adquiriendo confianza a la hora de “jugar” con nuestro cabello.

Lo más interesante
Top 6
artículos
Síguenos

¿Qué es lo que piensas?