El IMC y la necesidad de medir el porcentaje de grasa

El IMC o Índice de Masa Corporal se utiliza para detectar niveles de obesidad y hacer una valoración a la hora de determinar la pérdida de peso necesaria para un individuo. Sin embargo, presenta un problema importante: se olvida de medir el porcentaje de grasa. La razón es que tiene en cuenta la altura y […]

cmEl IMC o Índice de Masa Corporal se utiliza para detectar niveles de obesidad y hacer una valoración a la hora de determinar la pérdida de peso necesaria para un individuo. Sin embargo, presenta un problema importante: se olvida de medir el porcentaje de grasa.

La razón es que tiene en cuenta la altura y el peso de la persona y en función de esto, establece unos niveles que determinan si la persona sufre sobrepeso o no. El problema es que este sistema no tiene en cuenta para nada el porcentaje de grasa que tenemos en nuestro cuerpo. Así, una persona que mida 160cm y pese 50 kilos puede tener un peso adecuado, sin embargo, es posible que esta persona tenga 50 kilos con mucho músculo y apenas grasa, por lo que sería un porcentaje correcto u otra que sea de constitución delgada y tenga un alto porcentaje grasa. El riesgo que esta última persona corre es importante, porque puede pensar que está sana pero sin embargo su organismo está en riesgo y puede padecer los problemas que produce una vida sedentaria.

De esta manera, es necesario calcular el porcentaje de grasa corporal con medidas antropométricas o mediante bioimpedancia.

En ocasiones, los deportistas presentan IMC por debajo de lo recomendado debido al bajo porcentaje de grasa. En personas que realizan actividad física de forma regular y mantienen una dieta equilibrada, el IMC puede mostrar un valor muy semejante al porcentaje de grasa en el cuerpo.

Por tanto, debemos saber que el IMC es un índice que en no debe considerarse de forma independiente, para evaluar el grado de obesidad de una persona.

4.60 / 5
4.60 - 26 Votos

También te puede interesar