Escrito por

La dieta como patrimonio de la humanidad

Desde el 16 noviembre de 2010 la dieta mediterránea se considera patrimonio inmaterial de la humanidad, según la UNESCO, pero ¿sabemos qué es o en qué consiste? Cuando termines de leer este artículo se te habrán despejado algunas dudas.

La antigua palabra griega diaita, de la que deriva dieta, significa estilo de vida equilibrada, por tanto se trata de algo más que una pura pauta nutricional, que combina la herencia cultural con la agricultura y ganadería típica de una zona y la forma de ingerir los alimentos, citando a Plutarco: “Los hombres se invitan no para comer y beber, sino para comer y beber juntos”.

La dieta mediterránea está basada en productos frescos, locales y de temporada en la medida de lo posible. Ha ido evolucionando, acogiendo e incorporando nuevos alimentos y técnicas, lo que le da la capacidad de mestizaje e intercambio propia de los pueblos mediterráneos.

Si queremos nombrar los ingredientes de su dieta hay una trilogía básica: trigo, vid y olivo. A la que sumaremos las legumbres, las verduras, las frutas, los pescados, y los quesos y frutos secos.

No está mal repetir lo que tanto hemos oído, se trata de una dieta equilibrada, variada y con un aporte de macronutrientes adecuado para la salud de los individuos.

Una curiosidad: un estudio del veterano historiador leonés Matías Díez Alonso sitúa el nacimiento de la dieta mediterránea en la localidad de Sahagún (León, España). Existe una Fundación de la Dieta Mediterránea que realiza una labor excelente en los colegios españoles enseñando a los niños la importancia de una buena alimentación.

Lo más interesante
Top 6
artículos
Síguenos

¿Qué es lo que piensas?