Escrito por Tendenzias

La habitación del niño

Tu hijo ha dejado de ser un bebé y ya vas a darle darle su propia habitación, esta decisión si el niño ha dormido con los padres suele tomarse más o menos cuando cumple su primer año. A la hora de elegirla, mira también por tu comodidad, que sea fácil de limpiar, práctica y funcional. La habitación será para él o para ella mucho más que un espacio donde dormir, seguramente se convierta en su habitación de juegos, su mundo mágico y el lugar más seguro de la Tierra, alejado de todo, ¡incluso a salvo de los padres!

Si la habitación no va a ser sólo para dormir, sino ese espacio para estudiar, hacer los deberes, leer tranquilamente, jugar y hacen manualidades, elige un color cálido para la pintura o el blanco para añadirle texturas cálidas; no olvides situar una estantería y colocar las cosas a la atura que te interesa que el niño llegue. Los muebles de mimbre (auxiliares o no) o en madera tostados son una buena opción. Hay que tener en cuenta también que si va a compartir habitación es interesante que cada hermano tenga su espacio definido.

Y si quieres que tu niño tenga un auténtico capricho, hay habitaciones temáticas, ¿Quién no ha soñado con dormir en una casita en un árbol? Lo malo (además del precio) es que el niño evidentemente entusiasmado hasta la médula al principio puede llegar al agotamiento pronto y hartarse de vivir siempre la misma fantasía.

Estas ideas pueden orientarte sobre todo hasta los 8 o 9 años, edad en la que los niños empezaran a reivindicar sus gustos y a querer decidir sobre su habitación…hasta entonces…aprovéchate y elige lo más cómodo para ti y divertido para él.

Lo más interesante
Top 6
artículos
Síguenos

¿Qué es lo que piensas?