Escrito por

Las faldas de Audrey Hepburn

Cuando hablamos de sencillez, casualidad, y glamour el primer nombre que nos viene a la cabeza es el de Audrey Hepburn. Su estilismo y su elegancia a la hora de lucir los trajes más bonitos de la historia del cine son un mito.  Recordemos con que “casualidad” lucía los vestidos de Givenchy en sus películas.

Una de las cosas que más me gusta de las faldas de los 50 es  el vuelo. La combinación de escotes tipo barco, corsés ajustados y faldones enormes gracias a los cancanes son una combinación deliciosa, algo incómoda, eso sí, pero bonita.Una de las características de esta estrella era su espíritu alegre, huía de ostentaciones y de etiquetas y se limitaba a disfrutar con lo que hacía. Tal vez porque fue superviviente de la Segunda guerra Mundial, logró verlo todo con otra perspectiva.

Si recordamos el tipo de zapato que Audrey solía vestir, se trataba principalmente de “bailarinas” o de zapatos con un tacón mínimo, y eso que era bastante bajita. A menudo, muchas colecciones de moda usan la temática Hepburn para sus colecciones pero nunca consiguen transmitir la elegancia natural que va a la moda

Otra de las cosas que hacían que las faldas de Audrey fuesen únicas era la forma de moverse, tan de bailarina de la actriz. En sus películas no siempre se muestran al completo los vestidos, y no se le da mucha importancia a “enseñar carne” pero el efecto sobre la moda de época fue sobrecogedor. Las faldas de los 50 son sencillamente maravillosas, igual que sus estrellas de cine.

Lo más interesante
Top 6
artículos
Síguenos

¿Qué es lo que piensas?