Mascarillas faciales caseras

Las mascarillas faciales caseras son un gran remedio a muchos problemas de piel, y además de naturales son baratas. Desde tiempos ancestrales las personas de diferentes culturas y países han hecho “potingues” caseros a modo de cura y de prevención. A continuación vamos a explicar algunas posibles mascarillas, fáciles de usar y magníficas para el […]

Las mascarillas faciales caseras son un gran remedio a muchos problemas de piel, y además de naturales son baratas. Desde tiempos ancestrales las personas de diferentes culturas y países han hecho “potingues” caseros a modo de cura y de prevención. A continuación vamos a explicar algunas posibles mascarillas, fáciles de usar y magníficas para el estado de la piel.

Es el caso de las mascarillas de yogurt y miel. En este caso lo que debemos hacer es abrir los poros con un baño de vapor, a ser posible de manzanilla. Una  vez que hemos sudado. Cuando la manzanilla se enfríe, cogemos un algodón humedecido en la infusión y limpiamos la cara. A continuación mezclamos miel con yogurt y aplicamos durante un rato. Esta receta se usa para pieles sensibles y secas. Veréis lo suave que se queda la piel.

Para pieles irritadas podemos hacer una infusión de té verde y la metemos en una cubitera, dejamos que el agua se convierta en cubitos y cuando tengamos la piel de la cara irritada aplicamos los cubitos sobre la cara. La sensación de frescor y limpieza es total.

Por último podemos hacernos un exfoliante facial muy sencillo. Cogemos un tomate por la mitad, lo mojamos en azúcar y nos lo aplicamos por toda la piel. El tomate contiene muchas vitaminas asique la piel las absorberá. Después nos lavamos la cara y listo. Hay múltiples posibilidades en cuanto a mascarillas faciales. Ya  no tendremos que gastarnos el dinero en tratamientos caros y agresivos. ¡Las verduras son nuestras aliadas!

Mascarillas faciales caseras
3.50 / 5
3.50 - 25 Votos

También te puede interesar