Escrito por Tendenzias

Piercing, una moda ancestral

Desde hace unos años los piercings están de moda. Lo que empezó siendo un signo de identidad y rebeldía para muchos jóvenes y una estética trasgresora, se ha convertido en la actualidad en un  elemento de belleza tanto de hombres como de mujeres.

El origen del piercing es ancestral. La cultura maya, los guerreros Potok, las mujeres de las tribus guineanas, etc. ya tenían como costumbre perforar y adornar alguna parte de su cuerpo como señal de valor, femineidad u otras simbologías.

Existen diferentes orígenes del piercing, desde los esquimales que utilizaban los labrets (piercing en los labios) como símbolo del paso de la infancia al mundo de los adultos, a los más conocidos de las mujeres masai que introducen discos en la boca para aumentarla de tamaño y colocan carretes metálicos en sus lóbulos para alargarlos.

Hacerse un piercing no es una actividad peligrosa, pero sí es necesario tener en cuenta ciertas normas para evitar infecciones y, sobre todo,  el contagio de enfermedades como la Hepatitis C.

Por la zona del cuerpo que se perfora hay piercings con más riesgo de infección. Estos son:

  • Lengua. Es una zona húmeda, donde además hay contacto con otras sustancias (los alimentos).
  • Cejas. Es la más dolorosa pero una de las que está más de moda.
  • Pezones. Pueden dañar las glándulas mamarias.

El piercing debe ser realizado por un profesional en un entorno limpio y desinfectado. Verifica que se utiliza material desechable (de un solo uso), que existe máquina de esterilización del instrumental y que la persona que te lo practica utiliza guantes.

Una vez realizado cumple con las instrucciones para ayudar a la cicatrización. Habitualmente es lavarlo con agua y jabón entre 3 y 10 veces al día (en función de la zona).

El tiempo de cicatrización varía entre las 6 semanas del lóbulo y los 6 meses de pezones, ombligo y genitales.

Lo más interesante
Top 6
artículos
Síguenos

¿Qué es lo que piensas?