Pulsómetro para las clases de spinning

Cuando asistimos a una clase de spinning, las pulsaciones se encuentran, en algunos momentos de las sesión, muy al límite. Pero lo más importante es que esta alta frecuencia de pulsaciones no se alcanza siempre de forma uniforme entre todos los alumnos sino que la condición física es fundamental en este sentido. Por tanto, estamos ante […]

Cuando asistimos a una clase de spinning, las pulsaciones se encuentran, en algunos momentos de las sesión, muy al límite. Pero lo más importante es que esta alta frecuencia de pulsaciones no se alcanza siempre de forma uniforme entre todos los alumnos sino que la condición física es fundamental en este sentido.

pulsometro

Por tanto, estamos ante una actividad difícil de individualizar donde cada uno tiene que marcarse su propio ritmo en algunas ocasiones. Por ello, utilizar un pulsómetro para las clases de spinning puede ser muy útil si no queremos llevar a nuestro corazón al extremo.

Pero además de esto, el pulsómetro tiene otras ventajas, como sacarle el rendimiento a la clase de spinning para conseguir los objetivos que nos hayamos marcado. Por ejemplo, podemos jugar con los siguientes objetivos:

  • Si nos interesa quemar grasa, debemos mantener las pulsaciones al 55%-65% de frecuencia cardíaca máxima.
  • Para aumentar la capacidad aeróbica mantendremos las pulsaciones al 70%-75% de frecuencia cardíaca máxima. Llegando al 90% o 95% en algún momento estaremos comprando todas las papeletas para «disfrutar» de unas buenas agujetas al día siguiente.

De momento esto es lo único que se puede hacer en las clases de spinning, adquirir un pulsómetro por vuestra cuenta (que lo hay de todos los precios). Quizás, la mejor opción sería que las bicicletas pudieran tomar estas medidas y el profesor individualizara el trabajo según estos porcentajes de trabajo, pero de momento, es todavía algo pendiente.

También te puede interesar