Escrito por Tendenzias

Rebecas con rombos: sinónimo de primavera

Hay dos cosas que caracterizan al mes de mayo: las abundantes flores y las rebecas de rombos. ¿Cómo y por qué se han hecho estas prendas de vestir tan populares? En primer lugar, las rebecas son un abrigo muy cómodo e ideal para entretiempo. En efecto, siendo normalmente de algodón , protegen del suave frío de mediados de primavera adecuadamente.

El hecho de que tengan una abertura total al frente permite abrocharlas si la temperatura disminuye y desabrocharlas cuando hace un poco de calor, sin necesidad de que nos la quitemos totalmente.  Abiertas, además, permiten que podamos lucir la blusa o camisa que llevemos debajo.

Por otro lado, aunque las rebecas se llevan tanto unicolores (que resultan bastante combinables) como de rayas, son especialmente las de rombos las que más vemos. ¿Por qué?  Básicamente porque se les asocia a la elegancia, aunque su diseño de por sí implica jovialidad y alegría, por la multiplicidad de colores y combinaciones posibles.

Para explicar este argumento debemos decir que los rombos nacieron en el Reino Unido; de hecho, allí les tienen un nombre especial: argyle, que proviene de la denominación de una región de Escocia, donde se utilizó por primera vez este diseño, básicamente en calcetines (esos que los escoceses de antaño usaban hasta las rodillas, donde empezaba el kilt). Hacia 1920, la tienda Pringle of Scotland la convirtió en un diseño para accesorios de gente elegante, logrando que fuese usada y personalizada por el mismísimo Duque de Windsor, especialmente en sus atuendos para jugar al golf. Por esa razón, algunos ven las rebecas con rombos como un atuendo de gente “pija” cuando en realidad son una prenda que no podría ser más popular.

Lo más interesante
Top 6
artículos
Síguenos

¿Qué es lo que piensas?