Escrito por

Testigos para la boda

Para que una boda se lleve acabo, hacen falta dos tipos de testigos para la boda: testigos para la tramitación del expediente y testigos para la firma del acta matrimonial. Vamos a ver qué funciones tiene cada uno ellos.

Testigos para la tramitación del expediente

testigos

Los testigos para la tramitación del expediente ayudan a iniciar el expediente matrimonial ante el registro matrimonial o ayuntamiento. Se necesita al menos un testigo, que deberá comparecer junto al funcionario. Como requisitos se le pide que sea mayor de edad y que no sea familiar de los cónyugues.

La función de estos testigos es dar fe de que ninguno de los dos contrayentes acude en contra de su voluntad.

Testigos para la firma del acta matrimonial

Según el artículo 37 del código civil español, “el matrimonio deberá celebrarse ante el Juez, Alcalde o funcionario correspondiente al domicilio de cualquiera de los contrayentes y dos testigos mayores de edad”.

En este caso, pueden ser testigos tanto los familiares como los amigos siempre que sean mayores de 18 años. La función de estas personas es estar presentes durante los diez minutos que dura la ceremonia para testimoniar que el acto realmente se ha realizado. En este sentido, incluso no sería necesario que hubiera ningún tipo de relación entre los contrayentes y los testigos.

¿Qué es lo que piensas?