Escrito por Tendenzias

Zapatos Clarks

Una de las marcas de zapatos más antiguas es la firma Clarks. En algún artículo te hemos mostrado ya la colección de Clarks 2011, pero en esta ocasión queremos que conozcas mejor su historia, que descubras cómo comenzó todo y cómo han llegado a convertirse en una de las marcas más reconocidas en el mundo entero. Haremos un recorrido desde sus orígenes en 1825 hasta la actualidad.

Historia de la firma Clarks: Todo comenzó en 1825

Fue en 1825 cuando aparecieron los primeros zapatos Clarks, en un pueblecito de Street (en el condado de Somerset). La idea original fue de Cyrus Clark, quien comenzó curtiendo mantas de piel de carnero. Cinco años más tarde se uniría a él su hermano James introduciendo la idea de hacer unas zapatillas de andar por casa también con esa piel.

Poco a poco el negocio fue prosperando y tras la compra de varias máquinas de coser de la marca Singer, máquinas que se habían inventado no hacía mucho tiempo, el negocio había progresado mucho ya en 1856.

El primer éxito de Clarks

Entre los primeros éxitos de esta marca destacan la comercialización de una línea higiénica que introdujo William Clark. Con esto consiguieron consolidar la reputación de esta fábrica de calzado, que confeccionaba zapatos siempre de una forma natural y siguiendo la línea del pie.

Llega el siglo XX y con él la expansión de la firma Clarks

A comienzos del siglo XX, bajo el triple liderato de Roger, John y Alice Clark, esta firma se expandió muy rápido tras la introducción de innovadoras tecnologías y nuevos materiales. Con todo ello consiguieron rentabilizar el negocio y ganar más dinero con la producción masiva.

Además siempre tuvieron en cuenta la moda, lo que se llevaba en aquel entonces, por lo que innovaban también en lo que a modelos se refiere. Por aquel entonces desarrollaron por ejemplo el calzado de señora que dejase ver el tobillo de la mujer, que era lo que demandaba el gran público.

Será tras la segunda guerra mundial cuando se produzca una enorme expansión de la firma, ya que Clarks en esos momentos se atrevió a introducirse en los mercados internacionales.

Llegan nuevos modelos a Clarks

En los años 50 y de la mano de Nathan Clarks llega a la firma un nuevo modelo de botas, conocido como Desert Boot. Se trataba de unas botas cómodas, sencillas y con personalidad. Todas estas características hicieron que se ganaran rápidamente su popularidad no ya a nivel local, sino a nivel mundial.

Y tras estas, ya en los años 60, aparecieron nuevos modelos. Uno de ellos fue el Wallabee, fabricado por Lance Clarks. En esta ocasión se trataba de un mocasín, algo que estaba predestinado que sería un futuro clásico de la marca. Y otro de los éxitos de esta temporada fue el calzado de niño. De nuevo el noble material y la comodidad fueron las claves.

En los años 70 llevaron a cabo una investigación tecnológica e introdujeron nuevos materiales como el poliuretano cuya ventaja era aumentar aun más la comodidad. Un material que hoy es la base de muchas de sus colecciones. Colecciones que actualmente están por lo alto en cuanto a la clasificación del mejor calzado a nivel mundial.

Si quieres conocer los últimos modelos de la firma, te dejamos este vídeo en el que verás varios modelos de la última colección 2011-2012. Podrás comprobar como muchas de las características que siempre han tenido estos zapatos, y de las que te hemos hablado en este artículo, siguen estando en estos modelos más actuales.

Además es posible que te interesen también estos otros artículos en los que encontrarás más información de esta y de otras marcas también muy conocidas de zapatos:

loadInifniteAdd(infinite_adv_1);

Clarks 2011

Calzados Marypaz 2011

Zapatos de fiesta

Zapatos de novia

Imágenes: clark.es

Lo más interesante
Top 6
artículos
Síguenos

¿Qué es lo que piensas?

  1. Carlos Bastidas dice:

    Los siguentes comentarios son identicos al mio. lo que pondo en duda es que alguien de Clarks lea estas linea y dé un repuestas, voy en la semana entrante a poner mi denuncia a Protección al Consumidor:

    No sé si he comentado alguna vez que detesto las páginas web en que se facilita como única forma de contacto un formulario web. Ni dirección, ni teléfono, ni mucho menos un correo electrónico. Y, obviamente, detesto aún más estos formularios cuando al tratar de utilizarlos dan error. Más que nada porque impiden enviar mensajes como éste:

    Estimados Señores,

    Me dirijo a ustedes para trasladarles mi malestar por el mal resultado que me ha dado un par de zapatos de su marca.

    Se trata de un par de zapatos que compré hace unos años y ha tenido muy poco uso. Por consiguiente, conservan su corte perfecto estado y su suela no ha sufrido el desgaste suficiente como para requerir ningún tipo de reparación. Para mi sorpresa, hace unos días me encontré con que la suela del zapato derecho se había rajado y la del zapato izquierdo se había despegado por la zona de la costura. Así, la suela se ha degradado por motivos que escapan a mi comprensión, pues este par de zapatos ha estado guardado en un mueble zapatero en mi domicilio (lo cual evita exposición a la luz solar o temperaturas extremas).

    No se trata del único par de zapatos Clarks que poseo y, como comprenderán, con experiencias como ésta se pierden las ganas de ser fiel a su marca.

    Si lo consideran oportuno estaré encantado de hacerles llegar este par de zapatos para que tengan oportunidad de examinarlo y, a la espera de sus noticias, les envío un saludo cordial.

    Atentamente,

    A

    Y es que parece mentira que algunos aún no se hayan enterado a estas alturas de que contar con una web “de diseño” con abundantes animaciones flash está muy bien, pero la atención al cliente es prioritaria.