Aceite de Ricino

Muchas veces hemos oído hablar del aceite de ricino ya que es muy usado para la elaboración de lo que son los bálsamos labiales, también en el tratamiento para endurecer las uñas y para acelerar el crecimiento de las pestañas, ente otros usos. Ni que decir tiene que, además, es el ingrediente de muchos productos destinados a la limpieza facial y que con él se pueden elaborar cosméticos de receta casera.

El aceite de ricino se obtiene de la planta Ricinus Communis, que contiene alrededor de un 40 a un 50 por ciento del aceite, el cual a su vez, es portador del 70 por ciento del los TAG del ácido ricinoleico. Si bien la planta es sumamente tóxica, para fabricar este aceite este pasa por una serie de procesos y de tratamientos de calor gracias a los cuales pierde dichas propiedades.

La planta del ricino, si bien puede llegar a alcanzar grandes alturas, la mayoría del tiempo no crece más de lo que son dos metros. Sus hojas son verdosas.

El aceite de ricino se obtiene a partir de las semillas. Otra de las aplicaciones del aceite de ricino es el de producto purgante, mientras que las hojas de la planta son galactogogas, es decir, que favorecen la formación de la leche materna.

El aceite de ricino se puede adquirir facilmente en cualquier droguería, supermercado o bien en las herboristerías y tiendas naturistas.

Tiene propiedades calmantes y enriquecedoras. Su puede utilizar para contrarrestar lo que es la sequedad del pelo que se debe mayormente a las tinturas del pelo, a la exposición al sol, al agua salada en verano o al uso de cualquier champú anticaspa.

3.80 / 5
3.80 - 57 Votos
Compartir en: Twittericono twitter Facebookicono facebook Pinteresticono pinterest

También te puede interesar