Formas de comenzar el día

El desayuno es la comida más importante del día, según la hagamos así rendiremos por el resto del tiempo, y nos sentiremos, un desayuno rápido, lo que yo llamo de “un café bebido y nada más” te hará sentir estresada por toda la mañana; en cambio si disfrutas desde el primer momento en el que te levantas saboreando un buen zumo verás el día de otro modo.

Cada uno sabe lo que le apetece nada más levantarse, hay cuerpos que sólo admiten dulces, otros prefieren lo salado, en ese sentido te diré que hay muchos tipos de desayunos (continental, americano, inglés…) pero lo importante es que sea equilibrado y energético ¡qué llevamos toda la noche gastando y aún nos queda el día por delante!

El desayuno continental, no el que te ponen en los hoteles, sino el más básico es café, té, leche, zumo, tostadas, mantequilla y mermelada; puedes cambiar las tostadas por bollería. El desayuno americano, añade al continental los huevos: revueltos, en tortilla, duros o pasados por agua. El inglés a todo esto (y para ser puristas lleva té y no café) le jamón, bacon, salchicas, porridge, cereales o beans.

A estos desayunos “de libro” me gustaría añadir lo que en muchas zonas de España se conoce como el desayuno andaluz: café con leche o solo y tostada con aceite, a la que podemos añadir jamón y/o tomate. Personalmente es el desayuno que más me gusta.

Y claro, está el desayuno buffet, el que te haces tú con todo lo que quieras.

4.70 / 5
4.70 - 33 Votos
Compartir en: Twittericono twitter Facebookicono facebook Pinteresticono pinterest

También te puede interesar