La dieta de la fresa

Seguimos en la búsqueda de la dieta perfecta para poder abandonar esos kilos de más que afean nuestra figura y potencian los complejos que vamos acumulando a lo largo de nuestras vidas y que no nos permiten alimentar nuestra autoconfianza, provocando un estado de inseguridad cuasi permanente.Por ello, hoy vamos a ver una de las dietas para adelgazar que es más efectiva y más sencilla, como es la dieta de la fresa. Si quieres conocer más cosas sobre ella no dudes en seguir leyendo, porque te vamos a explicar en qué consiste.


En qué consiste la dieta de la fresa

La fresa es una fruta que gracias a su composición ayuda a la desintoxicación del organismo mejorando la apariencia de la piel y el funcionamiento de nuestro organismo, amén de reducir el aporte calórico que recibimos por nuestra comida, ya que la fresa está compuesta de agua e hidratos de carbono.

Por otro lado, la fresa es rica en vitamina C, como las naranjas, por ejemplo, aunque mucho más ricas. Son desintoxicantes, tienen efecto diruético, y muy importante, son ricas en fibra, lo que mejora el tránsito intestinal.

Para poder llevar a cabo la dieta de la fresa habrá que comer a diario hasta 1,5 kilos de fresas durante 3-5 días, no más para evitar la falta de otro tipo de elementos esenciales para nuestro organismo.

La idea sería hacer tres comidas diarias a base de fresas, con entre 300 a 500 gramos en cada toma, y teniendo la posibilidad de combinarlas con zumos, de naranja o de uva por ejemplo. Es recomendable hacerla únicamente dos veces a la semana, y siempre que no existan contraindicaciones de salud que te lo impidan. Se trata de una medida para recuperar el peso tras una ganancia pequeña y enfocada, principalmente, a la desintoxicación del organismo. Si has de perder muchos kilos deberás consultar con un dietista.

Por otro lado, si alguna persona tiene un estómago delicado y no soporta bien la ingesta de tal cantidad de fresas, lo mejor es combinarlas con un poco de yogurt natural y sin azúcar.

Ventajas y desventajas de la dieta de la fresa

Esta es una dieta que te ayudará a sentirte más saludable y mucho más ligera ya que las fresas contienen numerosas propiedades que benefician a tu organismo como la vitamina C de la que te hemos hablado antes, el ácido cítrico, la fibra, el ácido salicílico, la vitamina E, el potasio y el ácido fólico.

El único inconveniente de esta dieta es que está basada en un alimento que es delicado de conservar. Las fresas son tiernas y poco consistentes, por lo que como habrás comprobado muchas veces se deterioran con mucha facilidad. El transporte, la humedad o el calor influyen en ello, por eso has de tener especial cuidado y conservarlas bien ya que debes consumirlas frescas.

El menú de la dieta de la fresa

A continuación te proponemos un menú que puedes seguir uno de esos dos días de la semana que te hemos recomendado que debes hacer esta dieta.

Para comenzar el día con fuerza, desayuna un zumo de naranja natural, un vaso de leche de soja (añádele dos cucharadas grandes de germen de trigo) y el ingrediente estrella: 5 fresas.

Para comer dos platos ligeritos. El primer plato una ensalada con tomate, maíz, lombarda, zanahoria (aliñada con un poco de aceite y sal) y ya de segundo un poco de arroz integral con verduras (espinacas o alcachofas por ejemplo).

A la hora de la merienda: 10 fresas con nueces y miel. Y para terminar bien el día cena un caldo de verduras, unas patatas asadas y de postre unas fresas con un poco de leche de soja.

Mira que receta más sana con fresas:

[youtube 5hp0rVXsNDQ]

Puede que estos otros artículos también te interesen:

Dietas para adelgazar

Dieta para deportista

Dieta equilibrada

Consejos para llevar adelante una dieta

Imágenes: imagenybellezamujer10.blogspot.com, vinogallego.com, trendenciasbelleza.com

Attribute 'ids' is necessary

4.80 / 5
4.80 - 41 Votos
Compartir en: Twittericono twitter Facebookicono facebook Pinteresticono pinterest

También te puede interesar